Hoy proponemos a todos los clientes y amigos del Camping “El Greco” esta interesante ruta para llegar al barrio de la Judería desde el camping. Los que quieran pueden intentar llegar hasta allí en coche, y aparcarlo en alguno de los estacionamientos de pago que hay en la zona. Pero si se tiene tiempo suficiente, y no faltan las ganas, a lo largo de este paseo se podrán contemplar algunos monumentos y curiosidades de forma más detallada.

Saldremos del camping y nos dirigiremos hacia Toledo. Cuando estemos a punto de llegar a un puente por el que transitan los coches, seguiremos adelante, llegando hasta el monumental Puente de San Martín, del que ya hemos hablado alguna que otra vez, y que cruzaremos. Este puente tiene a ambos lados varios miradores que nos permitirán deleitarnos con la vista del río a su paso por Toledo, destacando aguas abajo, en la orilla interior, un torreón que es conocido como “El Baño de la Cava” y que tiene su popular y conocida leyenda.

Justo al otro lado del puente está instalada la tirolina urbana más larga de Europa. Es una experiencia más que recomendable, y en la recepción del camping podremos informarte para conseguir gratis una fotografía disfrutando de esta experiencia.

Seguimos por la calle principal que asciende ligeramente (¡Toledo y sus cuestas!), y que nos dejará justo en la parte trasera de la conocida como Puerta del Cambrón, o también Puerta de los Judíos. Como su propio nombre indica era la que daba acceso antiguamente al barrio de la Judería toledana. Si seguimos la curva hacia la derecha, unos pocos metros más arriba, llegamos hasta el Monasterio de San Juan de los Reyes. Si vamos bien de tiempo es uno de los monumentos imprescindibles en la visita a Toledo.

Una vez visitado el monasterio, por la calle de los Reyes Católicos, llegaremos primero a la Sinagoga de Santa María la Blanca, y después a la Sinagoga del Tránsito, habilitada actualmente como Museo Sefardí. Otros de los monumentos que deberíamos conocer si nos acercamos a ellos en horario de visitas y disponemos de tiempo suficiente.

Para finalizar podremos detenernos un rato para reponer fuerzas y relajarnos en el Paseo del Tránsito, que ofrece unas hermosas vistas de los Cigarrales y la Ermita de la Virgen de la Cabeza, con el río Tajo a sus pies.

Después podremos regresar por el mismo camino que hemos venido, aunque si las fuerzas nos lo permiten siempre es un buen plan perderse por las calles de la Judería sin rumbo fijo para sorprendernos con todos y cada uno de los detalles que encontraremos al doblar cada esquina.

Podrás encontrar esta ruta aquí, con un recorrido de aproximadamente 2,2 kmts.