A poco más de media hora del Camping el Greco se asienta este pueblo, rodeado de una vega fértil bañada por el río tajo, y de gran valor arqueológico en el que han aparecido restos paleolíticos, romanos, o visigodos.

Su edificio más llamativo es la Iglesia de San Bartolomé Apostol, del siglo XV. La torre domina la totalidad de la población, y es de estilo mudéjar. Está formada por tres cuerpos, uno de de cal y canto toledano, y los otros dos de ladrillo. La planta del templo cuenta con tres naves, con tallas de estilo moderno.

Puede visitarse respetando el culto.

Otro edificio de interés es la Ermita de Santa María de los Dados, en la que podremos contemplar un maravilloso suelo realizado con teselas.

Fuente