Las imágenes más icónicas y conocidas de Toledo son sin duda las fotografías panorámicas de la ciudad desde varios puntos habituales, y que todos los que visitan la ciudad deben conocer de primera mano. Y aunque desde el Camping el Greco puede acudirse a esos puntos dando un paseo, es recomendable en este caso ir en vehículo propio, en transporte público, o en tren o autobús turístico para llegar de forma más cómoda a estos lugares.

Nuestra recomendación es hacerlo en vehículo propio, ya que nos permitirá deleitarnos de manera más tranquila de las espectaculares vistas a la ciudad, y dar un paseo por la zona para capturar las mejores instantáneas.

Una de las vistas más fotografiadas es la panorámica que ofrece el propio Camping, desde donde podremos divisar una bonita panorámica de Toledo, destacando San Juan de los Reyes, y con los principales monumentos formando el “skyline” tan peculiar de la ciudad.

La que sin duda es la panorámica más conocida es la de Toledo desde el Valle. Para ello al salir desde el Camping sólo tendremos que conducir por la carretera de circunvalación, llegando a las proximidades de la Ermita del Valle, en donde podremos aparcar para contemplar esta vista tan presente en diferentes artículos turísticos sobre la ciudad.

Si está abierta la Ermita podremos entrar para seguir la tradición de tirar de la campana, y descansar en su terraza con estas inmejorables vistas. También podremos pasear por los alrededores, y si nos encontramos con fuerza subir hasta la llamada “Piedra del Moro” para tener una perspectiva todavía más elevada de la ciudad.

Cogiendo de nuevo el coche seguiremos por la misma carretera, hasta llegar a las cercanías del Puente de Alcántara. Allí podremos aparcar y detenernos de nuevo a contemplar una típica vista dominada por el Alcázar.

Es en esta zona donde en época de Carlos V el célebre ingeniero italiano Juanelo Turriano construyó un artilugio para subir el agua desde el río hasta el Alcázar, y también donde muchos siglos antes se elevó un importante acueducto romano, del que hoy sólo quedan restos.

Para volver al Camping, podremos hacerlo por el mismo camino por el que hemos llegado hasta aquí.

Próximamente hablaremos de otras vistas que también son recomendables para disfrutar, pero en este caso ya dentro del Casco Histórico de la Ciudad.