En verano, época en la que se suele buscar lugares algo más frescos para hacer excursiones, una opción a tener el cuenta es visitar el Real de San Vicente, a algo menos de una hora del Camping el Greco, y situado en la sierra del mismo nombre.

El pueblo cuenta con poco más de mil habitantes, y se cree que el topónimo del “el real” se debe a que Alfonso VIII, en el año 1197, situó allí un campamento para reforzar Toledo y Talavera si sufrían un ataque de los almohades.

Dentro del pueblo destaca la Iglesia de Santa Catalina, de estilo barroco y los siglos XVII y XVIII. Aunque el verdadero encanto y atractivo está en su entorno natural en donde podremos dar magníficos paseos y descubrir parajes como la fuente de las Veneruelas, de tres caños y abrevadero del siglo XVII, el Pozo de Nieve, o los Molinos de Tejea.