Este antiguo castillo templario se eleva sobre dos rocas que daban nombre al antiguo pueblo de Dos Hermanas, junto a Navahermosa, y ofrece una gran vista de los Montes de Toledo.

De planta irregular, por el terreno en el que se asienta, ofrecía un sólo acceso a través de una puerta de arco apuntado, que da acceso a una pequeña plaza de armas. Se le da origen árabe, sabiendo que el rey Alfonso VIII lo cedió al caballero Alfonso Téllez, que más tarde lo vendió al arzobispo toledano Rodrigo Jiménez de Rada, quien finalmente hizo lo propio a la ciudad.

Se puede acceder a él, pudiendo llegar prácticamente hasta la entrada en coche por una pista. Se encuentra a unos 45 minutos en coche desde el Camping el Greco.

Fuente