En la Sierra de San Vicente, a aproximadamente 70 kilómetros del Camping el Greco, llegamos a este interesante municipio que conserva restos  de épocas muy antiguas, que van desde el Paleolítico y la Edad de Bronce hasta la época romana y musulmana.

Sin duda su construcción mas llamativa, y que da nombre a la población, es el Castillo, que lamentablemente hoy se encuentra en ruinas, así como las murallas aledañas.. Pero una visita al pueblo merece la pena por ver completo su núcleo urbanístico, y la Iglesia de San Andrés Apóstol, de estilo gótico tardío y fechada en el siglo XVI. Es curioso el uso en ella de la afamada cerámica de Talavera de la Reina que se ha utilizado para decorar el zócalo, altar, púlpito, e incluso el retablo, que realizó el afamado artista de la cerámica Ruíz de Luna.

Fuente