Borox es uno de esos pequeños pueblos, pero coquetos, situado en plena Sagra toledana, a aproximadamente 50 kilómetros del Camping el Greco en dirección a Madrid.

Su casco urbano presenta un trazado regular con casas de estilo historicista, y con pequeñas y bellas plazas como la del Descansadero, la de Filipinas, y sobre todo la de la Constitución, presidida por el edificio del Ayuntamiento, que es una de las construcciones más características del pueblo. A esta plaza se accede cruzando unos bellos arcos.

Si visitamos la población no podemos dejar de acercarnos a la ermita de Nuestra Señora de la Salud, de estilo barroco, y que ha sido catalogada como Bien de Interés Cultural, al igual que la plaza principal.

No es de extrañar que este bello pueblo haya aparecido en diferentes películas.